Blogia
La funámbula

Y quedarme sorda...

<h3>Y quedarme sorda...</h3>

No sé si alguna vez habéis pasado por la labor de cambiar de trabajo después de ocho largos años, pero puedo aseguraros que es una especie de tortura refinada. En primer lugar tienes que dar el paso decisivo, una especie de salto al vacío sin red, porque en cierto modo así me sentí yo cuando decidí que era hora de cambiar las vistas de mi despacho. Me parecía que el abismo se abría bajo mis pies, pero ¿dónde iba yo con los treinta bien pasados, mujer y dos hijas en el haber? Mejor haría en quedarme con las posaderas bien aposentadas en mi silla y dejarme de desvaríos juveniles. Tras debatirme unos días entre hacerlo o no (digo días cuando en realidad han sido meses), cogí la pértiga de funámbula y me dije: “Adelante, vamos al alambre”.

El segundo momento es también conflictivo. Hacer el currículum. El último que tenía debió de morir en algún cambio de ordenador, olvidado entre los datos del disco duro fallecido (no cambio de pc salvo fallecimiento, en este tema reconozco que estoy chapada a la antigua, mi ordenador y yo formamos un matrimonio bien avenido y soy fiel hasta la muerte que es lo único que puede separarnos). ¿Habéis intentado recordar en que año acabasteis vuestros estudios? ¿O aquel trabajo que duró dos años en cuales se inscribe concretamente? Por supuesto mejor ni hablar de los famosos cursos y seminarios que rellenaban en tiempos el currículum. Agotador.

Una vez provista de un apañado medio de darme a conocer, me doy de alta en una página web de empleo. En ese momento caigo en una locura transitoria y, como una vez metidos todos los datos del famoso currículo en dicha web, con un simple clic de ratón envías tu solicitud a la oferta de empleo, me dedico a “clickear” hacia cualquier oferta de trabajo que se adapte minimamente a mi perfil.

Como resultado de esa pasión clickeadora durante unas semanas acudí a entrevistas de trabajo en las que me pagaban peor que en mi puesto de trabajo actual y encima el horario laboral era más largo. Claro que de eso me enteraba cuando ya estaba allí y el/la entrevistador/a me miraba con cara de espanto después de preguntarme en que banda salarial me incluía.

En cualquier caso el resultado ha sido positivo. Cambio de trabajo, debería de decir de lugar de trabajo, ya que el trabajo que realizaré será básicamente el mismo, pero mejor remunerado y con más posibilidades de desarrollo profesional (esto último queda bien, pero lo importante es lo primero, seguro).

Y ahora queda lo peor, cerrar miles de temas pendientes. Nada de llegar quince días antes y soltarle al jefe que sepas que me voy el 29, y no vuelvo. No, no, no. El fastidioso sentido de la responsabilidad me grita al oído y no hay forma de acallarlo. Y por culpa de mi fino oído así ando, desbordada y pensando dos cosas:

“No voy a tener vacaciones. ¿qué imbécil opta por cambiar de trabajo en el mes de julio antes de coger las vacaciones?”

“En el mes de julio, aprovechando que en mi nuevo centro de trabajo hay jornada intensiva, tendré que ir a mi antiguo trabajo todas las tardes para acabar el p… trimestre y el p… Impuesto de Sociedades y las p… Cuentas Anuales.”

Si no me veis ya sabéis donde estoy, intentando provocarme una sordera…

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

16 comentarios

Oscuridad -

Todo cambio, toda vuelta de tuerca en la vida, nos produce los mismos miedos y las mismas dudas...

Un abrazo y un beso deseándote suerte. Y si en ves de estar sorda, prefieres hablar con alguien, aquí estoy...

itoitz -

Quizá el secreto de la vida no este en vivir, sino en vivirla...
suerte en tu periplo.

samwise -

Todo cambio, incluso a mejor, desado, buscado y visto como positivo, supone un acontecimiento estresante al que debemos adaptarnos y aceptar con fortaleza de espíritu.
Y si no es suficiente, ayudan los seres cercanos como familia, amigos y conocidos. Y el psicólogo, y el peluquero. Y la tila, y la valeriana. Y el alprazolam y el citalopram. Y mucho más.
Y si todo ello no es suficiente, abrir el blog y ver el afecto de los cercanos y los lejanos, conocidos y desconocidos que se aproximan a tu ser y tus circunstancias desde sus muy diferentes visiones para solidarizarse y apoyarte... Eso debería darte moral para, una vez se apaga la pantalla, volver a la brecha una vez más.
Recibe la simpatía de alguien que acaba de cambiar de trabajo, esperando que sea para bien. Soy un andaluz gaditano mudado a Castilla La Mancha desde Canarias tras "sólo" siete añitos de nada en aquella tierra, a la que llegué recién casado y con poco más que una mano delante y una detrás. Y ahora regresé a Península sin saber cómo irían de verdad las cosas, con un hijo de cuatro años e intentando vender una hipoteca, quiero decir, una casa que no sé porqué no se deja...(actividad ésta divertida hoy día con la alerta mediático-gubernamental de la crisis de la vivienda y los tipos de interés en aumento).
Recuerda a Han Solo en "La guerra de las galaxias": "...No te preocupes, la nave aguantará" [y por los bajini]"Eso espero, que aguante".

la vida soñada de los ángeles -

(risas)
de los ángeles

la vida soñada de los -

Sé cómo son estos avatares. Y mira, cómo te salió un post al respecto y el tono que le imprimes: ese pundonor vale.

Abraxo.

Javier Luján -

Lo del curriculum desaparecido es una verdadera cruz, me he sentido identificado contigo en eso de ir encajando fechas más que obsoletas y requeterperdidas en la difusa memoria. Un horror, vamos. Solución: Me he mandado uno a Gmail, espero que este servicio dure por los menos hasta mi jubilación, jajaja.
Mucha suerte en tu nuevo trabajo y que la sordera avance a un ritmo deseado.
Un beso, Lady.

Gregorio Verdugo -

Toda andadura nueva conlleva este tipo de percances, pero seguro que tú saldrás airosa de todos ellos.
Besos.

Salamandra -

Pues si lo has visto claro empieza a andar despacito. Eso sí, que siempre hay que valorar si es más importante dormir tranquilo o dormir en la playa.
Suerte y paciencia para el cambio.

Vere -

Enhorabuena Lady,hay que vivir peligrosamente, buena suerte.

peggy -

Pues animo , despacio , adaptandose a la nueva situacion , con los nervios templados ...si tomaste la decision es que tu yo la necesitaba ....un beso:)

anarkasis -

la sordera tiene un precio Lady, de 100 € mínimo la hora, o pide un precio ALTO por cada trabajo que cierres,

Piensa que si no te retuvieron con el talonario es que no te estiman mínimamente.
Piensa que es una hora menos de disfrutar de tus hijos y el reloj de tu vida no es infinito.
Piensa que hay gente que sufre variaciones emocionales si no lee tus post..
etc, etc.

Que les den morcillas,
Suerte Lady en tu nuevo trabajo, aunque no te hace falta.

Jafatron -

Bien hecho lady! Yo no sé lo que es cambiar de trabajo tras ocho años porque hasta ahora nunca he superado la barrera de los 2, me pueden las ganas de buscar nuevos retos.
Pues nada, suerte y al toro, y si te agobias mucho, aunque sea poco ético aplícate eso de "maricón el último" y te vas a la playa a curar las heridas morales.
Besos

Vailima -

Así me gusta, ésa es mi amazona!
que te vaya bien y no intenten pensar en todo a la vez que no da buenos resultados. Con calma y pasito a pasito.
un besazo

gatavagabunda -

Creo que cuando yo abandone esta silla después de varios años también andaré bastante perdida. Eso sí: será más que saludable (y además, deseado).

Ánimo y suerte en la nueva aventura, Lady. Quedarse sin vacaciones es una auténtica lástima, pero... ¿has visto la cara que tienes cuando sonríes? :)

el brujo don carlos -

Bueno, ¿quién no ha pasado por esa situación de cambio voluntario de trabajo? A veces es más fácil cuando te echan porque no hay que tomar decisiones.

Espero que te vaya muy bien y que el blog siga su rumbo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres