Blogia
La funámbula

To hear, to see, to feel and to possess

<h3>To hear, to see, to feel and to possess</h3>

Theodoros P. Vryzakis, L'Arrivée de Lord Byron à Missolonghi.

En la pista del circo uno de mis grandes mitos, George Gordon Byron, Lord Byron, y me resulta un personaje tan cercano por conocido y admirado que para no aburriros me veo obligada a escoger alguna de sus espléndidas y múltiples vidas. He elegido la última, la que le lleva hacia su destino fatal.
A principios del siglo XIX Grecia, sometida a Turquía desde el siglo XV, se subleva contra los ocupantes de su territorio. En 1.822 los turcos sofocaron la revuelta con la matanza de los habitantes de de la isla de Quíos, hecho que conmovió a la opinión pública europea debido en gran parte al lienzo que sobre ella realizo Eugène Delacroix, "La matanza de Quíos".En Inglaterra se organiza un comité de apoyo a los griegos. Byron, rebelde, extravagante, aventurero, con 35 años se embarca en la aventura de viajar a Grecia para defender la causa de los griegos. Con anterioridad, en 1.821, ya había participado en el movimiento carbonario, una sociedad secreta surgida en Nápoles durante la ocupación francesa que buscaba el fomento de las ideas liberales. Es probable que en esta decisión de Byron influyera tanto su amor por la cultura griega, como cuna de nuestra civilización, como sus ansias de exhibicionismo.
Así en 1.823 Byron partió de Génova a bordo del buque Hércules que le llevó a Cefalonia. Una vez allí el poeta se ve defraudado por lo que observa. Existen diversas facciones internas enfrentadas por distintos intereses, ya fueran políticos o económicos. A los dos grandes grupos que existían, el militar o democrático que defendía los intereses del pueblo llano y el civil o aristocrático que representaba a los ricos propietarios y nobles, se unían diferentes camarillas internas en cada uno de ellos, preocupados más por luchar entre ellos que contra los turcos. Sin embargo Byron siguió apoyando la independencia griega no sólo con su defensa en foros internacionales sino inclusive de sus propios fondos económicos.
A principios de 1.824 Byron se embarca rumbo a Messolonghi. Allí el príncipe Alexander Mavrocordatos, líder del grupo civil, le da a Byron la comandancia de un grupo de soldados mercenarios, los suliotas, tribu albanesa (tal vez de aquí arranque el retrato de Thomas Phillips, en el que aparece Byron con traje albanés). De esta manera nuestro poeta se sentía feliz y útil, estaba participando activamente en la liberación de su querida Grecia, como hombre de acción y no desde las páginas de un libro. Eso no le restó tiempo para que allí, en Messolonghi escribiera uno de sus poemas más célebres el día que cumplía 36 años, clara premonición de su futuro.

On This Day I Complete My Thirty-Sixth Year

'Tis time the heart should be unmoved,
Since others it hath ceased to move:
Yet, though I cannot be beloved,
Still let me love!

My days are in the yellow leaf;
The flowers and fruits of love are gone;
The worm, the canker, and the grief
Are mine alone!

The fire that on my bosom preys
Is lone as some volcanic isle;
No torch is kindled at its blaze--
A funeral pile.

The hope, the fear, the jealous care,
The exalted portion of the pain
And power of love, I cannot share,
But wear the chain.

But 'tis not thus--and 'tis not here--
Such thoughts should shake my soul nor now,
Where glory decks the hero's bier,
Or binds his brow.

The sword, the banner, and the field,
Glory and Greece, around me see!
The Spartan, borne upon his shield,
Was not more free.

Awake! (not Greece--she is awake!)
Awake, my spirit! Think through whom
Thy life-blood tracks its parent lake,
And then strike home!

Tread those reviving passions down,
Unworthy manhood!--unto thee
Indifferent should the smile or frown
Of beauty be.

If thou regrett'st thy youth, why live?
The land of honourable death
Is here:--up to the field, and give
Away thy breath!

Seek out--less often sought than found--
A soldier's grave, for thee the best;
Then look around, and choose thy ground,
And take thy rest.

La primavera de 1.824 se presentó lluviosa, y Byron, que amaba montar a caballo, se desesperaba por no poder hacerlo. A mediados de abril, una tarde, sin importarle la lluvia o el frío, sale a cabalgar. Seguramente entonces ya había contraído la malaria en la ciénaga en que esta convertida la ciudad de Messolonghi, pero a esto se une el enfriamiento y los ataques de epilepsia que sufre desde niño. Los médicos, sin la inestimable ayuda de su médico personal, Polidori, que se había suicidado pocos años antes, no se ponen de acuerdo sobre el tratamiento a que someterle. Al final Byron consiente en que le torturen con una sangría de sanguijuelas, remedio de la época para cualquier mal. El 19 de abril tras varias horas de agonía, por la tarde, dice sus últimas palabras: "Ahora quiero dormir".
Aunque su cuerpo primero fue enterrado en la iglesia de Hucknall (cerca de Newstead Abbey) Inglaterra, junto a su madre, y 145 años más tarde fue trasladado a Westminster, al Rincón de los Poetas, su corazón reposa en Messolonghi, para siempre unido a la tierra griega.
Así el joven nacido pobre, cojo, tempranamente huérfano, se convirtió en el mito que toda su vida busco ser, no sólo por medio de sus palabras sino también a través de su concepción de la vida, el héroe romántico por antonomasia, con todos los defectos y las virtudes que arrastraba. Me fascina Byron porque es imperfecto, un héroe, el amado por los dioses, pero tan humano gracias a sus fallos, a sus carencias, a sus sombras, como cualquiera de nosotros, amado por los hombres.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

anarkasis -

40 de fiebre
necesio un post

Pedro (Glup) -

Quítate el sombrero (please).
Andaaa.

Rain -

Aleluya.

Ahora, a ver posts recientes.
Salute, desde la nave.

Vailima -

YA ESTÁIS AQUÍ DE NUEVOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

anarkasis -

desde arriba pa abajo es que está to dicho y mu fina mente,
si faltaba lo han agriegao muy bien, y lady consiente en ser fruto del pk2 inombrable,
(mejor Lady)

ladydark -

Herri creo que esto ya no tiene arreglo, me moriré romántica jajaja. Por cierto El corsario es para mi lo mejor de Byron, de hecho dudé entre ser funámbula o Medora ;)

Herri -

Lo que tantos han hallado
buscar ahora para ti:
una tumba de soldado.
Y hela aquí.

Todo cansa todo pasa.
Una mirada hacia atrás,
y marchémonos a casa.
Allí hay paz.

Un emotivo y bello recuerdo a Byron, Lady.
Se te nota, eres una romántica empedernida ;P
Te gusta, como su héroe, en realidad un antihéroe, del que fue precursor sobre todo en su obra.
Una hermosa película "Remando al viento"

Pongo mi granito de arena con el final de La canción del corsario:

¡No me olvides!... Si un día pasaras por mi tumba,
tu pensamiento un punto reclina en mí, perdido...
La pena que mi pecho no arrostrara, la única,
es pensar que en el tuyo pudiera hallar olvido.


ladydark -

Vailima no lo he leido, otra anotación más, el día que vaya a por todos los de la lista tendré que ir con la Visa limpia y una carretilla ;)
Gata, yo creo que no se parecía ni pizca, ¿tan sosito el Grant? Quita, quita, un Byron descafeinado ;)
K. me alegro de compartir algo de Byron contigo, me dejo llevar por mis pasiones, pero ... ¡Ay!
Charles ese poema es bellisimo, muchas gracias por traerlo hasta aqui y ¡encima traducido! (No me he decidido a poner un enlace a las traducciones que pululan por internet de "A mis 36 años" y para dejar mi penosa traducción no me siento lo bastante valiente jajaja)

Charles de Batz -

Poco tengo que comentar a lo que tu cuentas, Lady, pues no haría más que emborronar con mis palabras aquello que, gracias a las tuyas, es todo sensibilidad y belleza.

Me quedo pues con las ganas de hablar sobre la admiración que sentí por este personaje y de la cual todavía conservo bastante; no te hablaré de Messolonghi a donde fui, casi en obligada peregrinación, hace unos cuantos años y de la que salí decepcionado y triste pues descubrí que es cierto que hay cosas que es mejor no conocerlas, y quedarse con el disfrute del deseo; en fín, que te dejo uno de sus poemas -traducido, por eso de que si no te pueden llamar la atención ;-P-, y mis repetidas admiradas felicitaciones por tu texto:

Así es, no volveremos a vagar
Tan tarde en la noche,
Aunque el corazón siga amando
Y la luna conserve el mismo brillo.

Pues así como la espada gasta su vaina,
Y el alma consume el pecho,
Asimismo el corazón debe detenerse a respirar,
E incluso el amor debe descansar.

Aunque la noche fue hecha para amar,
Y los días vuelven demasiado pronto,
Aún así no volveremos a vagar
A la luz de la luna.


Salud y Fraternidad

k -

Ahora se parece. Ésa es la magia del cine, gata :)

Apenas conozco la figura de Byron, así que gracias por acercarla (así de apasionadamente, el tono es perfecto para el relato).

gatavagabunda -

¿Y tú crees que se parecía a Hugh Grant?

Vailima -

Lady, se te sale el alma en todas y cada una de las palabras que dedicas al Lord. Hablando de héroes y del romanticismo, ¿has leído "El héroe y el único" de Rafael Argullol? Imprescindible.
un abrazo, guapa.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres