Blogia
La funámbula

Sin volverte tomabas la llana con que se hacen los senos

<h3>Sin volverte tomabas la llana con que se hacen los senos</h3>

Para entreteneros el fin de semana que mejor que el arte cercano y casi enternecedor. Esta maravilla naif, "El Templo de la Naturaleza" de Ferdinand Cheval, cartero francés que empleó 33 años de su vida (de 1.879 a 1.912) en construir su palacio soñado, en Hauterives, Dròme. Tiene 14 metros de altura, 25 de ancho y 12 metros de largo, y aproximadamente unas 93.000 horas de trabajo, todas de Cheval. El monumento tiene muros, terraza y jardín, sus fachadas están ornamentadas con inscripciones, motivos decorativos y esculturas. Sin embargo se trata en realidad de una pirámide, esta hecha exclusivamente de cara al exterior, dentro no se puede estar, comer o dormir, salvo el último sueño, ya que Cheval cuando terminó la construcción, realizó una capilla funeraria para que fuera su tumba.

En su autobiografía nos dice:

"¿Qué hacer caminando eternamente a través del mismo decorado, a menos que uno sueñe? Yo soñaba. Para distraer mis pensamientos construía en sueños un palacio de hadas... con grutas, torres, jardines, castillos, museos y esculturas."

Entre las inscripciones que hayamos en el palacio de Cheval, las más tierna y conmovedora podría ser esta:

"Durante cuarenta años cavé

para que este palacio de hadas

se alzara desde la tierra.

En aras de mi idea. mi cuerpo se ha enfrentado

a todo:

Al tiempo, a las burlas, a los años.

La vida es un corcel veloz

pero mi pensamiento seguirá viviendo en esta roca."

Dejemos al Facteur Cheval y Le Palais Ideal descansar, aunque a mi me trae una evocación clara, y a vosotros, ¿no os recuerda a nadie este domador de piedra?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Jafatron -

...tan leve como la que separa la cabezonería de la locura. Pero qué hermosas locuras nos dejan estos perseverantes cabezones.

C. Martín -

Hay mucha gente que no tiene nada que hacer. Es tan leve la línea que separa la perseverancia de la cabezonería...

Jafatron -

Es inevitable la referenica a Justo Gallego, nuestro "Cheval" que lleva 40 años con su catedral. El estilo, tal como apunta gata, sí que recuerda a cierto arquitecto catalán aunque las fechas demuestran una improbable influencia mútua.

Al margen de los estilos de Cheval y Justo, lo que impresiona realmente es la capacidad de llevar a cabo semejante empresa, sobre todo para un experto como yo en dejar las cosas a medias.

Muy bueno el post.

gatavagabunda -

Fascinante.

Para mí que este señor francés vio cierto lugar de Camboya. También es posible que algún que otro lugar de Barcelona.

Gracias por el post. Es... hermoso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres