Blogia
La funámbula

Por un rayo de oro van al sol mis anhelos

<h3>Por un rayo de oro van al sol mis anhelos</h3>

 

Se sienta delante de la hoja en blanco y prueba  a inventarse un día más, algunas noches la única manera de confiar en que llegará el alba y el despertar es contarselo a ese trozo de papel inane, para que él también cobre vida ante sus ojos convertido en  mariposa de primavera. Entonces se pregunta dónde acaba el artificio, el fingimiento, la quimera y comienza la verdad, el desaliento, la certeza. Mientras, se mira la palma de la mano abierta y comprende que el mundo no cabe en tan poco espacio, aunque, alguna noches, anhele atraparlo. O subirse a un árbol.

"En resumen, le había entrado esa manía de quien cuenta historias y nunca sabe si son más hermosas las que ocurrieron de verdad, y que al evocarlas traen consigo todo un mar de horas pasadas, de sentimientos menudos, tedios, felicidades, incertidumbres, vanaglorias, naúseas de uno mismo, o bien las que se inventan, en las que se corta por lo sano y todo parece fácil, pero después cuanto más se disparata más advierte uno que vuelve a hablar de las cosas que le han ocurrido y que ha comprendido en realidad viviendo."

"El barón rampante" - Italo Calvino. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

15 comentarios

gatavagabunda -

Es tan bella la noche estrellada...

ladydark -

Vere la verdad es que de niña nunca conseguí hacer un avión de papel que volara tan siquiera un metro ;).
2046 bien sabes tú que en tu bagaje cuenta un trapecio que no paramos de saltar y de intentarlo, un beso.
Andy muchísimas gracias por tus palabras, te doy la bienvenida bastante sonrojada :).
Charles estoy de acuerdo contigo, es un libro a retomar, seguramente ya no tendremos el corazón tan ingenuo como cuando leimos por primera vez sobre Cósimo pero vale la pena, un abrazo.
Herri lo mejor de todo es reconocerme en vuestros comentarios, eso si que te hace "volar", un besazo.
Narrador tiene que hacer usted los deberes, venga deprisa a ello ;).
NoSurrender tú como eres un lagarto subiras requetebien pero yo a estas alturas... jajaja
Don Carlos sólo es un pobre comienzo si tuviera que continuarlo seguramente entraría en estado de pánico, un abrazo.
Peggy en eso estamos, tu me regalas a Basquiat y yo te envio a Calvino, eso es lo mejor, besos bonita.
Capitán veo que has regresado, me gusta que también tú conjures los fantamas de la hoja en blanco con tus palabras, feliz vuelta :).
Pedro yo creo que al final hasta nuestras quimeras terminan siendo realidades, con una forma u otra la mayoría de las veces. Un abrazo.
Detective precisa palabra "seducción", tal vez sea eso lo único que buscamos los lectores, ser seducidos... casi seguro que si :). Gracias por tu paseo por el alambre.

el detective amestrado -

Calvino nos sedujo tanto con ese libro a algunos...

Pedro (Glup) -

Las realidades siempre son más interesantes (al menos las mías).
Saludos

Capitán Pescanova -

Enfrentarse a la página en blanco es una catarsis en la cual, día a día, desahogas las penas o los anhelos que colman el espíritu. Es un acto de magia que nos comunica con un ser interior que sólo se expresa a través de la palabra escrita.
Un beso

peggy -

tus referencias literarias son geniales y oportunas :)

la chusma del mundo -

http://www.lachusmaeditorial.blogspot.com/









¡¡¡¡¡Literatura barata para las masas!!!!!

el brujo don carlos -

Vaya... Todos los escritores que dicen tener miedo a la página en blanco deberían leer esto.

A sus pies, milady

NoSurrender -

Pues tratas muy bien a la inane hoja en blanco, ladydark.

Oye, espera... ¡he visto un árbol!

¿te vienes? ¿subimos?

Narrador -

Es usted una fuente inagotable de referencias geniales. El Baron esta en mi taco de proximos, creo que el cuarto del monton, aunque me pensare en adelantarlo...

Herri -

Coincido con Charles en que es la "fábula" más completa de "Nuestros antepasados".
Decía Calvino en un prólogo:"...El único camino para estar con los otros de verdad era estar cseparado de los otros, imponer tercamente a sí y a los otros esa incómoda singularidad y soledad en todas las horas y en todos los momentos de su vida, como es la vocación del poeta, del explorador, del revolucionario."
Gracias por subirte al arbol y entregarnos esas hojas, que sí, vuelan como mariposas y tienen sus bellos colores.

Charles de Batz -

Querida amiga, con esta bella y delicada anotación no sólo has rememorado al bueno del Barón subiéndose para siempre jamás a los árboles; te has subido a él y nos ha llevado a todos nosotros contigo...

"...no por motivos utilitarios como hacen muchos niños, que suben a ellos sólo para buscar fruta o nidos, sino por el placer de superar difíciles salientes del tronco y horcaduras, y llegar lo más alto que podíamos, y encontrar buenos sitios donde pararnos a mirar el mundo inferior, a gastar bromas y decir cosas a quien pasaba debajo."

Quizá algún día vuelva a él, para mi el mejor de la trilogía, que no es poca cosa.

¿Te estaba costando darle forma a tu lectura del Barón Rampante?: la espera ha valido la pena.

Salud

Andy -

Joder...
Calvino, el amado Vincent...vos
Es demasiada belleza toda junta en un mismo soporte.
Me encanta el blog.

2046 -

Encaramada en un árbol como una ángela que ha recuperado el paraíso de la infancia y las historias de los libros bienamados...

Y saltar para escribir otra vez.

Vere -

No te quepa duda de que tus hojas vuelan, querida lectora.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres